25 cosas Que hacer el fin de semana

|

Revista negocios mexico



¿Aburrido cuando llega el fin de semana? ¿Sientes que no sabes qué hacer, pero a la vez sabes que estás desperdiciando tus dos únicos días libres?


A continuación vamos a ver 25 cosas que se hacer el fin de semana, sin necesidad de gastarse una fortuna y que se pueden hacer prácticamente en cualquier lugar.


1. Hacer ejercicio

Una de las principales excusas para no hacer ejercicio es el no disponer de tiempo entre semana, pero esta excusa ya no es válida en finde.

Los sábados y domingos ofrecen de tiempo y espacios para practicar cualquier actividad física, ya sea cogiendo la bicicleta para dar un paseo por la ciudad, hacer calistenia en la playa, aeróbic en casa o, si está abierto, ir al gimnasio.


2. Visitar espacios verdes

aunque parezca increíble, no son pocos los espacios verdes que se pueden visitar en una ciudad, por muy urbanizada que pueda parecer.

Jardines, parques, paseos con árboles… son muchos los lugares que pueden dejarnos conectarnos con la naturaleza sin necesidad de salir de la ciudad. El aire suele ser fresco en estos lugares, además de aromatizado por las hierbas de todo tipo que hay en ellos.

Se ha visto que visitar espacios verdes tiene una repercusión positiva en nuestra salud, dando que ayudan a reducir los niveles de estrés, disminuye la presión sanguínea, reduce las posibilidad de sufrir alergias y mejora la salud mental.


3. Colaborar con una fundación

Pese a que la mayoría de las personas trabajamos de lunes a viernes, las fundaciones solidarias no paran ni un minuto para mejorar la vida de los demás, y siempre están necesitadas de voluntarios que ayuden a hacer del mundo un lugar mejor.

En todas las ciudades hay fundaciones que ofrecen ayudar en todo tipo de causa humanitaria, en la que los beneficiarios pueden ser niños, ancianos, personas en riesgo de exclusión o animales desprotegidos.

Este tipo de actividades son muy satisfactorias, dado que permite comprender de más cerca cómo viven las personas quienes no han tenido tanta suerte y ver lo agradecidas que estarán de que les dediquemos nuestro tiempo libre en mejorar sus vidas.


4. Ir al zoo

Los zoos son una excelente opción para ver animales que, de normal, viven muy lejos de nuestro hogar. No hace falta ir de safari por África para ver jirafas, teniéndolas en el zoológico más cercano.

Pero no únicamente en los zoos se ven animales y ya está. Siempre hay algún guía o alguna actividad que nos enseñan cómo viven estos animales, cuál es su situación en estado salvaje y qué podemos hacer para ayudar a su especie.


5. Escribir un blog

¿Cuántas veces hemos querido compartir una experiencia, nuestros conocimientos u opiniones con los demás pero nos ha dado pereza o no teníamos tiempo?

El fin de semana es el momento ideal para dedicarnos a escribir un blog sobre el tema que nos interese.

Dado que es una actividad que podemos hacer desde la comodidad de nuestra habitación y exponer nuestro mundo o conocimiento como queramos, siempre resulta ser una actividad agradable. Además, al conocer otros blogs relacionados con nuestro tema, conoceremos a personas que nos nutrirán con sus propias opiniones, y nos permitirá expandir nuestro mundo.


6. Inscribirse en un curso online

Si consideramos que nuestros findes son demasiado aburridos o que nos da la sensación de que estamos perdiendo un valioso tiempo que podríamos dedicar en expandir nuestro currículum, inscribirse en una formación online es siempre una muy buena opción.

Este tipo de formación puede consultarse en cualquier momento y, muy relacionada con el punto anterior, se puede hacer desde la comodidad de nuestro hogar.


7. Planifica la economía de la semana

Una muy buena forma de invertir el tiempo del finde es planificar la economía de la semana, es decir, hacer una previsión de cuanto dinero nos vamos a gastar en todo tipo de artículo y servicio, como la lista de la compra, alquiler, ropa...

Esto no únicamente es una forma ideal de matar el tiempo, sino que evitará despilfarrar el tan necesario dinero que hemos ido ganando a lo largo de la semana. Si sabemos lo que tenemos que comprar y cuál es su precio, menos disgustos tendremos a final de mes.


8. Hacer una lista de quehaceres

A lo largo de la semana se hace necesario hacer varias tareas. Sin embargo, no siempre tenemos el tiempo libre necesario para concentrarnos en todo aquello que deberíamos solucionar de una vez.

Es por ello que en los findes podemos hacer una lista de quehaceres, reflexionando en profundidad sobre aquello que deberíamos zanjar y, ya de paso, ver si alguna de estas tareas la podemos solucionar ese mismo finde.

De esta forma vamos organizando un poquito mejor nuestro día a día, evitando el estrés que supone tener un estilo de vida desorganizado.


9. Organizar la habitación

Siempre pasa que, después de un ajetreado día de trabajo, lo único que queremos hacer en nuestra habitación es meternos dentro de la cama. Da igual que nuestro cuarto parezca una leonera, con un pantalón por allí y ropa interior por allá, lo último que queremos es dedicarnos a poner orden a este enorme desastre.

Es por ello que, llegado el fin de semana, se presenta el momento ideal para acabar con la anarquía que reina en nuestra habitación. Gracias a que no tenemos que trabajar ni salir de casa, no tenemos excusa para ordenar de una vez por todas nuestro rincón más personal.

Ya de paso, podemos hacer una limpieza profunda de la habitación, mirando qué prendas de ropa ya no nos valen o no nos gustan, plantearnos un rediseño, comprar algún adorno u organizar los cajones y el armario.


10. Lavar el coche o la moto

Durante el finde podemos aprovechar para lavar el coche, la moto, la bici o cualquier otro vehículo que usemos.

Podemos hacerlo en nuestro garaje o, en caso de no poseer uno, dar un paseo a la estación de lavado más cercana y dejar bien reluciente nuestro coche.


11. Limpiar la cocina

La cocina es un lugar en el que es muy importante que haya unas buenas condiciones higiénicas dado que, de no haberlas, corremos el riesgo de que aparezca todo tipo de plaga que estropee la comida y, como consecuencia de ello, comamos comida en mal estado.

Es por ello que, a la hora de limpiar la cocina, se hace especialmente necesario hacerlo bien a fondo y, claro está, esto siempre da mucha pereza.

Llegado el finde, en el que tenemos todo el tiempo del mundo, es el mejor momento para limpiar esta parte tan importante de la casa, además de hacer inventario de qué habría que pensar comprar para mejorarla: ollas, sartenes, productos de limpieza a punto de acabar.

También es el momento ideal para coger todo lo que esté caducado y en mal estado que todavía no hemos tirado por pereza o con la esperanza de que todavía está bueno. No es buena idea arriesgarse: si está caducado, a a basura.


12. Planificar el menú de la semana

Somos muchas las personas que a lo largo de la semana, cuando llegamos a nuestra casa, lo último que queremos hacer es cocinar pero, irónicamente, nos apetece algo suculento, con mucho sabor.

Como no estamos para hacernos un bacalao al pilpil o una ensalada de la huerta porque queremos comer ya y esos platos requieren de cierto tiempo de preparación, la opción más tentadora es bajar al súper más cercano y pillar una pizza. Esto, a la larga, puede suponer tener unos hábitos alimenticios pésimos, con riesgo de sufrir problemas sanitarios como obesidad, falta de nutrientes y problemas en la piel como el exceso de granos.

La mejor manera de evitar esto es prepararse un menú semanal, en el que estén presentes todos los nutrientes y en los que haya una proporción saludable de macronutrientes, es decir, grasas, carbohidratos y, sobre todo, proteína.


13. Comprar la comida para la semana que viene

Una vez hemos diseñado nuestro menú, lo ideal es comprar toda la comida para la semana que viene. Es tan sencillo como hacerse una lista de la compra exhaustiva e ir al súper o mercado más cercano a buscarlos.

Es muy importante que solamente compremos lo que hemos puesto en nuestro menú, dado que de comprar comida poco sana correremos el riesgo de desarrollar, a la larga, problemas de conducta alimentaria si nos permitimos ser demasiado flexibles.


14. Cocinar la comida de la semana

Si todavía nos queda tiempo y ganas, podemos cocinar la comida de la semana con los ingredientes que hemos ido a comprar. Basta con preparar cantidades grandes para almacenarlas en fiambreras y directas al congelador.

De esta forma, cuando lleguemos a casa tras una larga jornada laboral, tan solo nos será necesario descongelar los envases, calentarlos y listo: a tomarse una rica y variada comida saludable.


15. Organizar tu computadora

De la misma manera que es difícil mantener una habitación ordenada, los archivos de un ordenador conforman por sí mismos una especie de microcosmos que, muy rara vez, nos atrevemos a ponerle orden.

Los fines de semana son el momento perfecto para liberar espacio de nuestra computadora y seleccionar aquellos documentos que queremos conservar de aquellos que queremos borrar para siempre.

Seguramente serán cientos, por no decir miles, de imágenes que están ahí, perdidas en la memoria de nuestro aparato, ocupando espacio pero sin tener una función útil ya.

También se encontrarán documentos de hace, perfectamente, décadas, trabajos infantiles o de la ESO que, desde luego, ya no nos sirven para nada llegados a la edad adulta.

Si somos de los que nos gusta guardarlo todo, aplicaciones com Drive o Dropbox son ideales para limpiar el ordenador, dado que nos dan la oportunidad de conservar los archivos en la nube, sin necesidad de eliminarlos del todo pero liberando espacio en el PC.


16. Depurar las redes sociales

Todos tenemos alguna persona en Twitter, Facebook, Instagram o lo que sea que, en verdad, no nos importa para nada su vida ni tampoco queremos que ella o él sepa de la nuestra. Solución simple: fuera de nuestra vida personal.

Durante el finde es muy recomendable tomarse un tiempo y dedicarse a eliminar toda a aquella persona que se puede considerar una mala influencia o que no tiene ningún tipo de beneficio para nuestras vidas, pero que la seguimos o nos sigue en la red.

Pueden ser compañeros de la escuela que hace décadas que no vemos y que, francamente, sus vidas no nos importan, o simplemente páginas de divulgación que más que informar nos meten Fake news. Eliminémoslas de nuestras vidas.


17. Compartir tiempo con nuestros padres

Mala noticia, nuestros padres no vivirán para siempre. Buena noticia, todavía estamos a tiempo de pasar tiempo con ellos.

Existen muchos planes que pueden ser compartidos con nuestros progenitores: ir a comer, tomar un café juntos, conocer un lugar nuevos juntos o, simplemente, comentar el programa de televisión que estén viendo.

Son estos momentos que, por muy banales y fugaces que puedan ser, serán los que recordemos cuando no estemos con ellos.


18. Aprenderse las calles de la ciudad

¿Cuántas veces hemos pasado por la misma calle y, sin embargo, nunca nos hemos aprendido su nombre?

Llegado el finde podemos tomar un mapa y tratar de aprendernos las calles de nuestra ciudad. Esto nos brindará entretenimiento, además de que será como hacer turismo en nuestro propio lugar de residencia y nos ayudará a orientarnos mejor.


19. Visitar a buenos amigos

Uno de las mayores amenazas de toda buena amistad es la pérdida de contacto. Hagamos un esfuerzo e intentemos quedar con buenos amigos que hace un tiempo que no vemos.

Podemos ir a visitarlos a su casa, que ellos vengan a nuestro lugar de residencia y enseñarles cosas de nuestro barrio, quedar y preparar un plan juntos como un viaje en el futuro. Toda excusa es buena para poder volver a verse.


20. Expandir nuestros contactos

De la misma manera que es bueno recuperar el contacto con buenos amigos, también es muy placentero el conocer a personas nuevas.

Son varias las formas para expandir nuestros contactos, lo único que nos hace falta es tener un poco de asertividad.

Algunas buenas formas de hacerlo es hablar con gente que solemos ver, como usuarios de nuestro gimnasio, clientes de la panadería, la cajera del supermercado…

¿Quién sabe? quizás encontramos a gente cercana quien comparte un montón de gustos con nosotros.


21. Planear un maratón de películas

Las películas son muy largas y es por ello que, pese a que siempre queremos expandir nuestra cultura cinematográfica, nos da mucha pereza verlas entre semana, dado que tenemos otras cosas más importantes que hacer.

En findes esto cambia. Podemos planificar ver una auténtica maratón de películas de los más variados géneros y directores para entretenernos, a la vez que nos deleitamos de una buena dosis de cultura audiovisual.


22. Pasear a nuestra mascota

Entre tanto compromiso y tanto cansancio de lunes a viernes, ¿cuántas veces nos vemos con las ganas de brindarle a nuestra mascota un bien merecido paseo?

Los animales necesitan estirar las patas y con tan solo sacarlas dos veces al día para que hagan sus deposiciones muchas veces no basta. Los paseos deberían ser mucho más largos.

Durante el finde podemos estirar los paseos, irnos al campo o cambiar la ruta de entresemana para que el mejor amigo del ser humano no se canse de tanto aburrimiento y monotonía.


23. Leer

Al igual que pasa con las películas, no son pocas las personas quienes no se encuentran ni de humor ni con las ganas de abrir un libro entre semana.

Llegado el finde es el mejor momento para seleccionar un libro aleatorio de nuestra biblioteca personal o bien escoger aquel que llevamos años diciendo que íbamos a ponernos a leer pero que todavía no ha habido suerte.

Leer es la mejor forma de matar el tiempo los sábados y domingos, además que tiene un montón de beneficios a nivel cognitivo y nos induce a un estado de casi meditación.


24. Visitar una biblioteca pública

Si somos de los que tenemos pocos libros en casa o queremos leer un libro en concreto pero no lo queremos comprar, la opción más barata es visitar una biblioteca pública.

Allí, además de encontrar infinidad de libros de todo tipo, disfrutaremos de un ambiente auténticamente prolífico para que podamos adentrarnos en ese pequeño gran mundo que nos ofrecen los libros

.

25. Desconectarse de los dispositivos

Si bien no hace falta apagar del todo los móviles ni tampoco significa que debamos volver a un estado propiamente medieval, el finde está para descansar y tener los dispositivos conectados y estar pendiente de ellos no ayuda.

Si nuestro trabajo es de lunes a viernes, ¿para qué consultar el correo laboral un finde? Nuestro número de teléfono del trabajo sólo debería estar disponible mientras estemos trabajando.

Hay que desconectarse de los dispositivos si queremos disfrutar de un buen merecido descanso dominguero y no estresarnos por las obligaciones del resto de la semana.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Suscribete

Noticias Relacionadas

Revista Negocios Mexico - www.revistanegocios.mx - editorial@revistanegocios.mx - telefono y WhatsApp 5561658400